El Valladolid de la posesión también es capaz de ganar

EI Real Valladolid venció al Espanyol ofreciendo una versión más dominadora que la habitual. Por quinta vez esta temporada, tuvo el esférico más tiempo que su rival. Con un 64,6% de posesión superó el anterior registro máximo, conseguido contra el Leganés: un 63,5% que sirvió para rascar un empate (2-2), en un encuentro en el que los blanquivioletas fueron a contracorriente.

El triunfo sirvió para demostrar que esa otra versión también puede salir vencedora, aunque no lo hacía desde que ganó por 0-2 contra el Betis en el Villamarín en la primera jornada, tras amasar el esférico durante un 52,7% del tiempo. Las otras dos veces que el Pucela se impuso en este apartado, contra el Alavés y contra el Getafe, cayó con cierta claridad, por 3-0 en Mendizorroza y por 2-0 en el Coliseum Alfonso Pérez, si bien a favor de este ‘modus operandi’ juega el haber sumado casi la mitad de los puntos puestos en juego cuando el equipo ha ganado la posesión: ha sumado siete unidades de 15, casi la mitad, frente a las 22 de 57 (algo más de un tercio) sumadas cuando la posesión de balón ha sido del rival.

No obstante, lejos de suponer una debilidad, se ha visto cómo jugar sin la tenencia del cuero le ha funcionado a Sergio González, toda vez que el equipo se encuentra con siete puntos de margen sobre el descenso y como uno de los conjuntos menos goleados.

Volviendo al último choque contra el Espanyol, no cabe duda de que jugar con un futbolista más habrá influido. Sin embargo, en el minuto 24, cuando David López vio la segunda amarilla, el Real Valladolid llevaba alrededor de diez minutos siendo superior, según los datos registrados por Opta.

Récord de la temporada en disparos

Hasta que llegó el 1-0, ya en la segunda mitad, dio la sensación de que los pupilos de Sergio González no estaban siendo capaces de generar peligro sobre la portería de Diego López. Así fue, aunque con matices, puesto que, en el primer periodo, los blanquivioletas dispararon en total en 11 ocasiones, más que en 14 partidos completos de la presente campaña. El problema radicó más en la calidad de la finalización, baja, ya que tan solo uno de esos tiros fue entre los tres palos, frente a los diez que se perdieron.

Analizados por separado tanto los tiros fuera como los que fueron a puerta, también se superaron los máximos de la temporada: los 11 que se perdieron en total están por encima de los diez realizados ante el Valencia, mientras que los diez que se dirigieron hacia la portería sirvieron para igualar el récord del curso, que se vivió contra el Mallorca de la segunda vuelta.

No Comments

Categories: Sin clasificar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *