El Espanyol, disconforme con los ‘playoffs’ de la Federación

La entidad perica se posiciona sobre la propuesta para acabar la Segunda B que presentó el organismo. Lleida y Olot ya habían expresado su desacuerdo.

A mediados de la semana pasada sorprendía la Federación Española de Fútbol (FEF) con una propuesta para finalizar la temporada en categorías no profesionales, entre ellas la Segunda División B. De aprobarse, la medida consistiría en la suspensión definitiva del campeonato regular, la anulación de descensos y la disputa de una promoción de ascenso exprés entre los cuatro primeros clasificados de cada grupo. Una oferta que cuenta con unos cuantos detractores. Y uno de ellos, según ha podido saber AS, es el Espanyol.

Aunque no se ha manifestado en público, el club perico está en desacuerdo con la posibilidad de que solo los cuatro primeros puedan terminar la competición, dado que se trataba lógicamente de puestos provisionales a falta todavía de diez jornadas en el momento de su interrupción, con numerosos candidatos a ocupar esas posiciones en los 30 últimos puntos en juego. Entre ellos, el propio Espanyol B, que en el momento del parón por la pandemia de COVID-19 era el octavo clasificado, a siete puntos del cuarto.
Conviene recordar, sin embargo, que durante el curso había llegado a ocupar el conjunto entrenado por José Aurelio Gay la segunda plaza gracias a rachas como las siete victorias consecutivas que cosechó entre noviembre y diciembre. De haberse utilizado, por ejemplo, el criterio de la clasificación al final de la primera vuelta, igual de arbitrario que el que ha empleado la Federación, el filial perico iba cuarto.

Otros clubes del Grupo III de Segunda B, como lo es el Espanyol B, han expresado abiertamente en los últimos días su disconformidad con la propuesta federativa. El Olot, que marchaba séptimo, solicita un playoff que incluya a los ocho primeros, mientras que el Lleida, quinto, directamente aboga por disputar lo que queda de Liga regular si las condiciones sanitarias lo permiten e incluso amaga con presentar acciones legales en caso contrario, ya que esa promoción de cuatro podría estar vulnerando el derecho al trabajo del resto de clubes de la categoría.

En cualquier caso, la divergencia de posturas entre el Espanyol y la Federación por lo que respecta al desenlace de la Segunda B puede quedarse ahí, o convertirse en un ensayo de lo que puede acabar sucediendo a mayor escala con LaLiga en Primera División, donde el organismo comandado por Luis Rubiales tiene tanta voz en las decisiones que finalmente se tomen si no se puede reanudar la competición como la propia patronal que dirige Javier Tebas.

No Comments

Categories: La Liga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *