El Atlético se achica fuera

El Atlético no carbura cuando se aleja del Wanda Metropolitano. El equipo rojiblanco ha acostumbrado a su afición a mostrar una cara como local y otra muy diferente cuando juega como visitante, donde la última muestra llegó en Ipurua en su derrota por 2-0 contra el Eibar.

Sin contar los partidos en campo neutral, con la Supercopa de España en Arabia o la Supercopa de Europa en Tallin en 2018, en lo que marcha de curso el Atlético ha disputado 13 partidos fuera de casa y tan sólo ha podido ganar en cuatro. Lo hizo en Butarque ante el Leganés (0-1), en Mallorca (0-2), en Moscú contra el Lokomotiv (0-2) y en el Benito Villamarín ante el Betis (1-2). Sin embargo, la versión del equipo ha tendido a ser gris, empatando cinco encuentros (Valladolid, Alavés, Sevilla y Granada) y cayendo derrotado en otros cuatro, dos de ellos en Champions, ante el Bayer Leverkusen (2-1) y la Juventus (1-0). Los otros fueron frente a la Real Sociedad (2-0) y el Eibar (2-0)para un balance de 11 goles a favor y 11 en contra (menos de uno por partido en cada caso).

Pero el problema como visitante viene de lejos. En toda la temporada pasada el equipo de Simeone ganó nueve partidos de 25 (Mónaco, Getafe, Sant Andreu, Valladolid, Huesca, Real Sociedad, Alavés y Eibar), por lo que el balance en el último año y medio es de 13 triunfos en 41 encuentros de visitante. En la 2018-19, a los nueve triunfos le acompañaron nueve empates y siete derrotas (Celta, Borusia Dortmund, Betis, Juventus, Athletic, Barcelona y Espanyol). Principalmente doloroso fue el partido en Turín, donde el Atlético viajaba con un 2-0 a favor del partido de ida y cayó por 3-0 con un hat-trick de Cristiano en un encuentro completamente inoperante del peor Atlético en mucho tiempo. El curso fuera acabó con 27 goles anotados y 28 recibidos.

El equipo decae sin su gente encima, sin ese foco de aliento que supone la afición colchonera en el Wanda Metropolitano. Muchos de sus problemas fuera se deben a entrar mal en los partidos, al equipo le falta la intensidad necesaria para medirse a rivales ultramotivados como el Eibar el pasado sábado. Muchos primeros tiempos perdidos, sin rendimiento y sin resultados que suponen una losa muy importante para pelear por LaLiga y que han sido determinantes en la Champions, donde en la temporada pasada se fraguó la eliminación y este curso por el momento ha costado la segunda plaza del grupo, a la postre muy influyente después de que el sorteo deparase al Liverpool.

En la histórica temporada 2013-14, el Atlético ganó 19 de los 31 partidos que disputó de visitante (54,3%), cifra que contrasta con el 31,7% de los éxitos cosechados en el último año y medio. El Atlético visita en los próximos meses el Santiago Bernabéu, el Camp Nou y Mestalla en Liga y Anfield en Champions, por lo que deberá ponerse las pilas fuera de casa y comenzar a competir desde el primer instante por los partidos, ya que nadie regala nada. La siguiente cita de visitante, el jueves ante la Cultural Leonesa en una Copa del Rey a partido único donde hay muchas ilusiones y no hay opción de fallo, ya que un pinchazo te manda a casa.

No Comments

Categories: Sin clasificar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *