1×1 del Betis: Previsible y lento en el enésimo caos verdiblanco

El equipo de Rubi volvió a carecer de profundidad y ningún jugador vislumbró espacios. Tello fue más directo y salvó la debacle.

Rubi se quedó sin ideas el día que más las necesitaba y sólo el ímpetu del tramo final cambió un desolador panorama inicial. Del 0-1 al 2-1 antes de un empate final que mantiene al técnico en el foco de las dudas.

Joel: No pudo hacer más en el tanto de Carlos Fernández.

Emerson: ¿Es el futuro lateral derecho del Barcelona? Con partidos así esa realidad está mucho más lejos. Fue conservador en ataque y titubeó atrás. Debe dar algo más.

Mandi: No tuvo demasiado trabajo atrás, aunque la zaga no gestiona bien ese contragolpe que costó el partido.

Feddal: Algo más de intensidad en sus anticipaciones, pero tampoco aportó luz en la salida de balón.

Pedraza: Resultó un querer y no poder. Foulquier lo tuvo siempre muy controlado en sus apariciones ofensivas y atrás tampoco transmitió demasiada fiabilidad.

Edgar: Vio una tarjeta amarilla pronto que lo condicionó, sobre todo de cara a la jugada del 0-1 en la que no pudo detener el inicio del contragolpe. Su ímpetu sobre el césped no basta en un centro del campo que pretende dominar el juego.

Guardado: Echó ganas hasta que su físico aguantó.

Canales: No está en un buen momento físico y eso se refleja sobre el campo. No tomó los mandos en el derbi y tampoco apareció ante el Granada.

Joaquín: Falló en el pase que posibilitó el contragolpe del 0-1 del Granada. Estuvo a punto de remediarlo minutos después con la mejor acción individual del Betis en todo el encuentro, pero se quedó a las puertas. Poco más antes de ser cambiado.

Fekir: Muy poco. Tendía a ser intermitente en muchos duelos. No lo fue en esta ocasión, ya que apenas realizó acciones de mérito aparte de un buen disparo que detuvo Rui Silva en el primer tiempo.

Loren: Poca aportación del canterano. Si hace unos días a Borja Iglesias no le llegaron apenas opciones, esta vez ocurrió con él.

También jugaron:

Tello: Se atrevió más que en el derbi cuando apareció sobre el césped, confirmando que suele ser más incisivo entrando como revulsivo. Su disparo a falta de pocos minutos parecía que conducía a la victoria de su equipo.

Aleñá: Trató de dar más velocidad a la asociación en tres cuartos. Participativo.

Lainez: No fue tan vertical como acostumbra, aunque sí se atreve y trata de aportar algo más de profundidad en vez de devolver cada balón hacia atrás sin más.

Borja Iglesias: Provocó el inocente penalti de Vallejo.

Barragán: Poco tiempo. Escaso ritmo.

No Comments

Categories: Real Betis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *